Bandita de Magallanes Tesoro humano Vivo de Chile

La Corporación del Club Deportivo Magallanes, a través de su Presidente Rafael Castro Meza, junto a nuestra presidenta Honoraria Soledad Alvear, al apoyo del Senador Ricardo Lagos Weber, el Alcalde de Punta Arenas Vladimiro Mimica y el trabajo del historiador y gestor Cultural Nicolás Aguayo de la Universidad de Chile, y diversas personalidades que también apoyan esta iniciativa, han resuelto postular a la Bandita de Magallanes, como "Tesoro Humano Vivo de Chile". 



El Programa de Reconocimiento: Tesoros Humanos Vivos (THV), dependiente de la Sección de Patrimonio Cultural del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), es la instancia oficial que canaliza el reconocimiento que el Estado chileno otorga a personas y comunidades portadoras de manifestaciones del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) nacional de alta significación para el país y las comunidades locales, o bien, a aquellas expresiones en peligro de desaparecer. Por éste y otros medios, el programa busca establecer las mejores herramienta para una eficaz puesta en valor de nuestro patrimonio, así como promover su registro, transmisión y salvaguarda. De este modo, la acción del Programa THV se proyecta más ampliamente a relevar y fomentar la pluralidad y diversidad cultural de la comunidad nacional. 



El reconocimiento de la calidad de Tesoro Humano Vivo es decisión de un Comité de Expertos asociado al programa, independiente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, que cumple las funciones de evaluar y seleccionar las expresiones postuladas en al proceso de postulación que se realiza anualmente. El Comité también actúa como entidad asesora en la definición de las actividades programadas para la transmisión de conocimientos en riesgo, las que son adoptadas en conjunto con personas y comunidades que han recibido la distinción de Tesoro Humano Vivo.

¿Porqué la Bandita de Magallanes debe ser declarada Tesoro Humano vivo?.

La historia de la Bandita de Magallanes comienza justo un año antes del Mundial de fútbol realizado en Chile. En esta cita internacional, por primera vez en el país se comenzará a desarrollar una nueva forma de expresión cultural en los estadios, particularmente en el Estadio Nacional, donde un grupo de músicos profesionales, provenientes en su mayoría del 1º Orfeón de Carabineros de Chile, tocará ininterrumpidamente melodías festivas en las gradas del recinto, cumpliendo no sólo un rol de entretener al público, sino además mostrar a nivel mundial parte de nuestra identidad musical. Tal fue la aparición de las bandas de música en los estadios, la cual dio origen a la primera ligada estrechamente a un club deportivo, la Bandita de Magallanes. Era el año 1961, cuando “se formó la retreta dirigida por el músico profesional e integrante del Orfeón de Carabineros, Carlos Pinto. A él se le ocurrió cantar con música en los estadios” (La Cuarta, Domingo 11 Enero 2004). Desde esa fecha, hasta la actualidad, ininterrumpidamente la Bandita de Magallanes ha alegrado con su música a innumerables localidades de nuestro país. Para entender la relevancia de la Bandita, hay que considerar que el fútbol desde su origen en Chile ha sido parte fundamental de nuestra sociabilidad. La práctica que en un comienzo se creía que sólo cumplía una función recreativa, rápidamente se transformó en un fenómeno sociocultural, “donde simbólicamente se expresan conflictos, esperanzas, frustraciones y sueños, individuales y colectivos. Así, el fútbol pudo ser instancia de asociación y reconocimiento; expresión y espacio de construcción de identidades”.1 Al construirse a partir de una realidad local (barrio, localidad, trabajo, etc.) los clubes deportivos cumplen una función de cohesión social y representación simbólica de su entorno. Fomentan los sentidos de pertenencia y diferenciación, es decir, son promovedores de identidades culturales. En este caso particular, la Bandita de Magallanes, por más de medio siglo ha cumplido un rol social e identitario que sobrepasa las fronteras del club, transformándose en un referente cultural dentro del deporte nacional. Pese a que han surgido experiencias que se inspiran en esta organización, la Bandita ha destacado por su trayectoria y por la cantidad de músicos que han pasado por ella. Hasta la fecha son más de 200, los cuales en su mayoría son retirados del Orfeón de Carabineros o del Ejército. Tal cantidad de personas se debe a que gran parte de sus integrantes desde el comienzo han pertenecido a la tercera edad, los cuales encuentran en esta colectividad, un espacio para mantener activa sus expresiones musicales, de la mano de la pasión que representa el Club Deportivo Magallanes. En la actualidad, son sólo cinco músicos los que mantienen esta tradición, número muy alejado de los más de 25 integrantes que logró en los años ochenta. Los lidera don Luís Oyarzún, quien con 84 años de edad, aún participa incondicionalmente junto a su trompeta en los cotejos del Club. El resto de la banda la componen don Alfonso Meléndez (trompeta y representante), Guido Lomboy (trombón), Eliseo Figueroa (trombón) y Sergio Nain (batería), todos mayores de 60 años. Al ser casi todos músicos profesionales, han logrado construir un amplio repertorio musical, el cual cada fin de semana destaca en diversos estadios. Melodías propias, canciones típicas de nuestro país y también de la contingencia, son parte del conocimiento musical del grupo. Pese a la alta edad de algunos integrantes, la muestra musical de la Bandita se renueva constantemente, lo que habla no sólo del compromiso de sus integrantes, los cuales no reciben ningún honorario por su trabajo (sólo lo reunido por aportes voluntarios de los hinchas del club), sino además de la calidad musical del grupo y el interés por transmitir parte de nuestra cultura musical. La Bandita de Magallanes, se ha convertido en una tradición del fútbol chileno, la cual ha logrado sobrevivir a los cambios en los comportamientos de las hinchadas en nuestro país. Ha contribuido a conservar el carácter familiar del encuentro deportivo, manteniendo la identidad del Club Deportivo Magallanes. Además, se ha transformado en un espacio para que diversos músicos profesionales, en su mayoría adultos mayores, encuentren una actividad sana que los mantiene activos en la creación musical, dentro de un nutrido espacio de sociabilidad. Por su historia, talento y particularidad, la vieja y querida Bandita de Magallanes, como decía don Julio Martínez, es un verdadero símbolo del deporte y nuestra cultura. 4.2 Fundamentación de la postulación Describir brevemente la relevancia del postulado, con respecto a los siguientes aspectos. (Máximo 3 páginas) Excelencia en la aplicación de los conocimientos y las técnicas demostrados. La Bandita de Magallanes ha destacado dentro de su género, primeramente por ser los pioneros en desarrollar esta expresión cultural, luego por la trayectoria de la organización, pero además por la calidad de sus músicos. Siempre ha estado asociada al Orfeón de Carabineros y el Ejército, contando con muchos de sus miembros en retiro. En la actualidad, cuatro de sus cinco miembros tienen estudios profesionales de música, tanto en Conservatorios, como en Universidades, como por ejemplo la Universidad de Chile. Además, tres de sus miembros participan activamente en la Banda Concierto Santiago, demostrando el nivel profesional del conjunto. Esto le ha valido a la Bandita recibir una serie de reconocimientos oficiales por su historia e importancia para el deporte nacional. Los miembros de la Bandita son personas de la tercera edad que se encuentran jubiladas, por lo que le dedican gran parte de su tiempo a la música. Si bien por la avanzada edad de algunos de sus integrantes y la dificultad de movimiento que esto conlleva, el grupo se junta semanalmente a ensayar para mejorar e innovar su repertorio musical. Para la Bandita es muy importante que la tradición continúe y que esta forma sana, familiar y por sobre todo cultural de manifestarse en los estadios se desarrolle más ampliamente, sobre todo en el contexto actual de la violencia en los estadios. Ejemplos como la Bandita sirven para mostrar a la sociedad que el fútbol es mucho más que un espectáculo deportivo, sino que es también un espacio de encuentro social y cultural. Voluntad de seguir desarrollando sus conocimientos y técnicas. Pese a que en la Bandita han disminuido estos últimos años los integrantes, la mayoría por fallecimientos o problemas de salud, sus actuales miembros están empeñados en continuar esta tradición. Aunque el Club no esté pasando el mejor momento, o pese a que ya no viajan a regiones por problemas económicos (la Bandita se autogestiona recursos gracias a aportes voluntarios de terceros), este grupo de músicos por ningún motivo quiere que se desvanezca esta agrupación. Ellos están concientes de lo que representan, del prestigio que le otorgan al club y que una manifestación cultural como la de ellos, es única y por tanto irrepetible. Es por esto que se mantienen activamente realizando ensayos e involucrando a nuevos personas en la banda, para que se de un reemplazo natural de los miembros que forzadamente deben dejar la colectividad. Si bien este recambio es lento, los músicos están siempre pendientes de generar estrategias para mantener activa a la Bandita, permanencia que muchas veces se ve complicada por la ausencia de apoyo económico. No obstante a las diversas complicaciones que siempre han estado presente, la Bandita se ha convertido en la gran impulsora de espectáculos musicales en los estadios de fútbol, asociados al rescate de nuestra cultura musical local, en un contexto familiar y donde el deporte se vive de manera sana. Compromiso de transmitir la manifestación a los que se formarán. En los últimos años la Corporación del Club Deportivo Magallanes ha mostrado una preocupación por generar una puesta en valor de la historia y patrimonio cultural del Club. Ejercicios como levantar un museo del equipo o hacer reconocimientos a miembros ilustres de la institución, han intentado transmitir a las nuevas generaciones la importancia de la trayectoria de Magallanes. En ese sentido, la Bandita de Magallanes puede cumplir un rol protagónico no solo con la juventud del club, sino también dentro de los jóvenes de la comuna de Maipú. El objetivo a largo plazo sería generar una Escuela de la Bandita, donde niños y jóvenes puedan aprender a tocar instrumentos musicales para luego participar activamente en la agrupación. Los miembros de la Bandita están completamente de acuerdo con realizar un proyecto de esa envergadura, donde solo se necesitan recursos para la compra de instrumentos y el equipo necesario para levantar una escuela. Además, cuenta con el capital humano necesario, dado que dos de sus integrantes son docentes, por tanto conocen técnicas de enseñanza y están interesados en realizar tal emprendimiento, con el fin de educar a jóvenes y volver a tener una banda completa sobre las gradas del estadio, alentando a su querido Magallanes. El Club Deportivo Magallanes es conocido a nivel nacional por ser una de las instituciones deportivas más antiguas del país, por tener una historia asociada a grandes éxitos, pero también por contar con la Bandita de Magallanes. Fin de semana tras fin de semana, la Bandita se hace presente -actualmente por problemas económicos solo en su Estadio Santiago Bueras-, para alentar a su equipo y alegrar a las cientos de hinchas que van a ver al equipo de sus amores. Pero esta agrupación no solo ha sido el alma de la hinchada del club, sino que se ha convertido en un ejemplo de cultura deportiva en Chile. En el mundo del fútbol, que es bastante amplio en nuestro país, la importancia del Club y la Bandita es reconocida a nivel transversal. Y ha quedado demostrado hace pocas semanas, que su importancia cultural excede largamente los límites del Deporte. Es más, los últimos años, algunos clubes deportivos como Colo - Colo o la Universidad Católica han presentado a sus propias bandas, pero ninguna ha logrado tener la influencia e importancia de la tradicional Bandita de Magallanes. Esto se debe a que la agrupación ha mantenido una identidad que comparte con el Club, que se caracteriza por ser familiar y respetuosa del espectáculo deportivo. 4.3 Apreciación de Patrimonio en Riesgo ¿Considera usted que una o más de las manifestaciones del Patrimonio Cultural Inmaterial cultivadas por él o los postulados se hayan en riesgo de desaparición en el corto o mediano plazo? Justifique ¿Por qué? ¿Considera usted que una o más de las manifestaciones del Patrimonio Cultural Inmaterial cultivadas por él o los postulados se hayan en riesgo de desaparición en el corto o mediano plazo? La Bandita de Magallanes como organización de Son tres los factores que mantienen en riesgo de músicos profesionales que toca música festiva desaparición a la agrupación, los que representan problemas tradicional en los estadios. internos, locales y nacionales respectivamente: 1) Edad: actualmente la Bandita está compuesta solo por miembros de avanzada edad, por tanto mantiene la permanente amenaza de que uno o más integrantes deje el conjunto por motivos de salud. Por el actual bajo número de la Bandita y a diferencia de otros años, donde si un integrante dejaba la banda era reemplazable, hoy en día si llegara a pasar esto la Bandita se vería en una crisis inédita. 2) Recursos: la Bandita de Magallanes se ha caracterizado por sustentarse mediante la donación de aportes voluntarios de los propios hinchas. En la actualidad, con el bajo rendimiento del equipo, la cantidad de personas que va al estadio ha disminuido, por lo que también han decrecido las ganancias de la agrupación. Esto ha llevado a que desde hace un año no se viaje a los cotejos fuera de Santiago, lo cual nunca antes había pasado en la historia de Magallanes. Además, la disminución de recursos afecta la mantención y compra de nuevos instrumentos, lo que afecta la calidad de las interpretaciones del colectivo. 3) Ley de Estadio Seguro: Desde mediados de abril de este año 2012, se comenzó a aplicar la nueva ley de estadio, la cual busca terminar con la violencia en estos recintos. Esta ley conllevó a una serie de restricciones, como la prohibición del ingreso a los estadios de instrumentos musicales. Esto afectó directamente a la Bandita de Magallanes, la cual no pudo hacer ingreso a un partido en la R.M. Esto tuvo un amplio revuelo en el mundo social y deportivo, lo cual llevó a las autoridades a autorizar el ingreso de la agrupación (esto refleja el amplio reconocimiento y respeto a la trayectoria a la Bandita). No obstante esta resolución, la ley está en su proceso de aplicación, por lo que no se sabe lo que pueda suceder más adelante. Esperamos que frente a esta manifestación cultural se mantenga las excepción, dado que es la última banda que va quedando en nuestro país con esta trayectoria y calidad de participantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario